¿Cuál es la importancia del caso Marbury Vs Madison?

Pocos fallos judiciales han tenido tanta notoriedad como lo es el dictado por el Juez Marshall, en el caso de Marbury contra Madison, este juez sin proponérselo, y también coaccionado por las circunstancias políticas de aquel entonces, trato de buscar una solución controversial para ese momento pero que sirvió para dar nacimiento a la Judicial Review y a la supremacía constitucional, y es que para aquel entonces aún no estaba claro el papel de la constitución, para algunos era una declaración de deseos o para otros era la norma fundamental que rige y legitima a todo el ordenamiento jurídico.



 

la importancia de la sentencia Madison vs Marbury

 

Contexto del caso:

El caso en cuestión fue que, antes de ser juez Marshall fue secretario de Estado para el gobierno de John Adams, y el último día hicieron los trámites para nombrar a jueces de paz, a última hora, ya habiendo oficializado los nombramientos por parte de Adams, pero los mismos no fueron entregados por negligencia de Marshall (negligencia de la misma persona que ahora es juez en el caso), la nueva gestión asumió el poder, pero como era del partido rival se negó a entregar los nombramientos, cosa que perjudico a muchos ya que nunca obtendrían el cargo de jueces de paz, en este contexto uno de estos afectados, Marbury, plantea una acción (Mandamus) contra Madison, el nuevo secretario de Estado con la finalidad de que este le entregara el nombramiento, la acción fue interpuesta para que lo resuelva la Corte Suprema de los Estados Unidos, presidida en ese entonces por Marshall (cosas de la vida, el que tenía que resolver la cuestión era el mismo que originó el problema, ya que nunca entregó los nombramientos cuando era el secretario de estado).

 

La sentencia del juez Marshall

Marshall en su sentencia afirma que Marbury tiene un derecho obtenido, ya que fue nombrado por el propio presidente de los EEUU como juez de paz (mediante documento oficial con la firma presidencial), y una vez nombrado ya no podía revocarlo, no obstante, el hecho que no se le quiera entregar el nombramiento sería más que un formalismo (que el mismo Marshall incumplió). Concluyendo que el gobierno actual viola los derechos legales adquiridos de Marbury. También deja en claro el derecho de Marbury a reclamar la protección de sus derechos, cada vez que reciba una injuria. Hasta aquí parecía que Marbury ganaría el caso contra Madison (contra el gobierno de los EEUU), sin embargo, eso no fue así, ya que Marshall haría algo inesperado hasta ese entonces, declararse incompetente para conocer el caso.

 

La constitución para lavarse la mano como pilatos

¿El mandamus, la acción con la cual Marbury pretendía que la Corte Suprema obligara al Gobierno de los EEUU a entregarle el documento que lo designaba como Juez era la acción ideal o bien debía de ser otra?, Marshall argumenta que efectivamente el Mandamus comprendía el poder de la Corte para obligar al Gobierno a realizar actos que por Ley estaba obligado a hacer, no obstante ello, se puso a revisar si la Ley que establece la competencia de la Corte Suprema era constitucional, si la Constitución establecía la competencia a la Corte Suprema para el Mandamus.

A este punto, Marshall trae a consideración que la Ley que regula el Mandamus no estaba de acorde a la Constitución, en ese sentido, Marshall se pregunta que si una Ley que no está basada en la Constitución o que se oponía a ella era válida, y de ser inválida que efectos podía surgir de ella, y por ser inválida se la puede considerar inexistente.

Marshall argumenta que la Constitución es la norma fundamental, que se encuentra en la cúspide del sistema jurídico y que limita el poder de los Órganos del Estado, pues de no ser así sería solo una carta de buenas intenciones que podría ser cumplida o no por cualquier funcionario público, un esfuerzo inútil del pueblo en el momento fundacional del Estado para limitar los poderes, y como ello no puede ser así, comenta que la Ley del legislativo que regula el “Mandamus”, la cual es contraria a la Constitución es invalida, en estas circunstancias cuando una Ley es contraria a la constitución, el poder judicial (y no solo la corte suprema debe de inaplicarse).

En conclusión, la Corte Suprema falla declarando que, es incompetente para conocer la acción de “Mandamus” de Marbury, ya que su competencia deriva de una Ley inconstitucional, y por ende no tiene competencia para ver el caso; la sentencia dio nacimiento al Judicial Review, y dejo en claro la supremacía constitucional sobre las demás leyes del ordenamiento jurídico, este nuevo poder del órgano judicial poco a poco se iría extendiendo a otros países, mediante lo que se conoce como “Control Difuso”.

 

El control difuso:

El control difuso es la contraparte del control concentrado ideado por Kelsen (donde un alto tribunal sea quien exclusivamente declare la inconstitucionalidad de las normas), mediante control difuso cualquier juez, desde la jerarquía más básica pueda inaplicar leyes en defensa de la constitución.

 


Tarea Semanal de Constitución y Jurisdicción

En base a la lectura que antecede y las que se puedan ubicar, realizar un breve resumen de la importancia de la sentencia Madison vs Marbury

Alumno: JPMV

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *